Turismo Prerrománico > Prueba importacion páginas > Descripción general de manuscritos

Descripción general de manuscritos

BIBLIA DE AVILA

Catedral de Ávila - Finales del S. XII - Biblioteca Nacional, Madrid

Con sus 600 X 425mm y sus casi 15kg de peso, es la Biblia de mayor tamaño que ha llegado hasta nosotros. Consta de dos partes perfectamente diferenciadas, la primera creada en algún monasterio del centro de Italia en la segunda mitad del siglo XII. A finales de ese siglo llegó a Ávila, donde fue terminada. Las ilustraciones de esta segunda fase, no son de gran calidad pero tienen una enorme fuerza expresiva y un gran dinamismo, con personajes y composiciones que reflejan un enorme patetismo, tanto en la expresión de los rostros como en el tratamiento de las figuras.

BIBLIA DE BURGOS

San Pedro de Cardeña? - 1175 - Biblioteca Públca del Estado, Burgos

Obra totalmente románica aunque conservando la inspiración hispánica, este manuscrito con sus 404 páginas en pergamino que corresponden al Nuevo Testamento, ya que el resto se ha perdido, está considerado como uno de los códices más bellos del románico, destacando especialmente sus miniaturas sobre la Adoración de Los Reyes y el Génesis. En sus composiciciones se incluyen con una gran armonía figuras de canon alargado con otras más cortas, en muchos casos intercalando episodios distintos en la misma página, con una gran fluidez y sentido estético.

Biblia de Cardeña

San Pedro de Cardeña - 912? - Universidad Pontificia de San Jerónimo de Burgos

Consta de 397 folios, escritos a dos columnas de 52 líneas, trazadas con punzón, ocupando el texto unos 355 X 105mm. Se han perdido más de veinte folios y muchos de los conservado han sufrido mutilaciones. Contiene el Antiguo y el Nuevo Testamento más algunos apéndices entre los que destaca un prólogo de San Isidoro. La letra es visigótica minúscula de muy buena calidad, con las iniciales de cada uno de los libros siempre muy adornadas y con entrelazados de varios colores, mientras que las iniciales de capítulo son de menor tamaño e inferior decoración.

BIBLIA DE PAMPLONA

Pamplona - 1200 - Bibl. Univ. de Augsburgo

Se trata de un manuscrito de características muy especiales ya que, partiendo de una versión de la Vulgata original, contiene 976 ilustraciones dibujadas a pluma fina y coloreadas en acuarela, que ocupan media página o la página completa, a las que se ha añadido posteriormente un pie con los textos en letra gótica minúscula. Incluye el Antiguo y el Nuevo Testamento, así como representaciones de numerosos Santos y Santas, y un apéndice con textos de los evangelios apócrifos relativos a la segunda venida de Cristo.

BIBLIA DE RIPOLL

Monasterio de Ripoll - 1015-1020 - Biblioteca Vaticana, Roma

También llamada Biblia de Farfa porque inicialmente su origen se atribuyó a este monasterio, actualmente no existe ninguna duda de que fue creada en el de Ripoll, como demostraron Pijoán y Neuss analizando sus semejanzas con la Biblia de Roda y con la portada del monasterio de Ripoll. Con un amplio contenido, que además del Antiguo y el Nuevo Testamento, incluye multitud de textos bíblicos, es uno de los códices de su época con mayor número de ilustraciones.

BIBLIA DE RODA

Monasterio de Ripoll - 1010-1015 - Biblioteca Nacional, París

Es una de las tres grandes Biblias creadas en el monasterio de Ripoll bajo la dirección del abad Oliva, junto con la desaparecida en un incendio en 1835 y la Biblia de Ripoll. El estilo desarrollado en este monasterio, representa un gran cambio respecto respecto a la miniatura anterio al abad Oliva, presenta un mayor influjo carolingio y bizantino y un mayor clasicismo. Consta de cuatro tomos, decorados los dos primeros con imágenes coloreadas y los dos siguientes únicamente con líneas en negro y contiene la ilustración más completa que se conoce del texto de los profetas.

BIBLIA DE SAN JUAN DE LA PEÑA

San Juan de la Peña - Siglo XI - Biblioteca Nacional, Madrid

Está considerada como el más antiguo manuscrito bíblico aragonés que ha llegado hasta nosotros. Está escrita en letra visigótica redonda y en sus miniaturas se observan dos tipos muy diferenciadas, el primero aún mozárabe que contiene las genealogías y el resto, posiblemente posterior, de estilo románico con iniciales y adornos de gran complicación en las que se intercalan animales y decoraciones florales de tipo francés.

Biblia de San Millán

San Millán de la Cogolla - Sigl XIII - R. Ac. de la Historia, Madrid

Escrita a principios del siglo XIII, en la considerada como tercera fase del scriptorium de San Millán, y formada por dos volúmenes, pertenece a la familia textual tradicional española, como la Biblia de San Isidoro y su posterior copia románica, manteniendo en el primer libro la inserción de dibujos sin marco en el interior de las columnas de escritura, aunque en el segundo tomo su estilo se aproxima al de los libros europeos de esa época y se ha enriquecido la iluminación añadiendo más de sesenta nuevas miniaturas.

BIBLIA DE TIRRENI

Reino de Asturias - 810 - Abadía de Cava dei Tirreni

Códice que se conserva en la biblioteca de la Abadía benedictina de la Cava dei Tirreni, Salerno, Nápoles (Italia), donde fue trasladado a principios del siglo XII, sin que desde entonces se haya movido de su biblioteca. Se trata del manuscrito miniado de una Biblia según el texto de la Vulgata Latina más antiguo que se conserva, escrito en la primera mitad del siglo IX por un escriba llamado Danila en el Reino de Asturias para Alfonso II el Casto.

Biblia del Rey Sancho

Pamplona - 1197 - Bibl. de Amiens Métropole

Encargada por Sancho VII el Fuerte y realizada bajo la dirección de Ferrando Petri, canónigo de la catedral de Calahorra que alcanzó el título de canciller real entre 1192 y 1194, consta de 871 escenas del Antiguo y Nuevo Testamento, vidas de santos y el Apocalipsis de San Juan. Es una visión de los textos bíblicos a través de imágenes en la que los texto se limitan a explicar las ilustraciones. Se cree que en ella trabajaron tres escribanos y al menos cuatro pintores.

BIBLIA HISPALENSE

Scriptorium de Sevilla - Anterior a 970 - Biblioteca Nacional, Madrid

Biblia copiada en el siglo X en un escritorio sevillano, posiblemente el mismo que crearon San Leandro y San Isidoro más de dos siglos antes, en la que se conservan las características básicas de los manuscritos visigodos, aunque en algunas de las imágenes y de algunas letras unciales se refleja claramente la influencia del arte cordobés. Se conoce también como Codex Toletanus porque fue descubierta en la biblioteca de la Catedral de Toledo.

BIBLIA LEONESA DE SAN ISIDORO

Monasterio de Valeránica - 960 - San Isidoro de León

También llamada «Codex Gothicus Legionensis», esta Biblia, con sus 561 folios y 300 miniaturas, iluminada por Florencio, uno de los grandes miniaturistas mozárabes, está considerada como una de las obras más importantes de la miniatura española del siglo X. Contiene todos los libros del Antiguo y Nuevo Testamento, con prólogos, comentarios y algunos otros textos no bíblicos. Incluye miniaturas a todo color con historias bíblicas, grandes letras iniciales, capitulares, etc.

BIBLIA SACRA DE LEÓN

Monasterio de Abellar - 920 - Catedral de León

También conocida como Biblia de Vimara por el nombre de su copista, fue iluminada por el diácono Juan, en el scriptorium del monasterio de Abellar, fundado por monjes mozárabes, para el abad Mauro de Santa María y San Martín de Albares y terminada el año 920. Es la Biblia más antigua que se conserva y una de los manuscritos mozárabes de mayor interés que han llegado hasta nosotros. Llama la atención la imaginación de Juan de Albares y el esquematismo de sus imágenes, que parece haber inspirado a Picasso en su Guernica y otras obras del mismo periodo.

Biblia segunda de San Isidoro

San Isidoro de León - 1162 - San Isidoro de León

Copia no completa, en tres volúmenes, con 617 folios escritos en letra carolina y múltiples miniaturas, de la Biblia Leonesa de San Isidoro de 960. Sus imágenes respetan la estructura del original pero actualizando a las costumbres de su época tanto los ropajes como los edificios y ajuares. En ellas encontramos dos estilos diferentes, uno primitivo, bastante rudo, y otro mucho más depurado, con figuras alargadas de mayor espiritualidad. La estética en ambos casos ya es plenamente románica, aunque no llega a la riqueza de colores ni a la calidad de la versión anterior.

Introduce el término