Turismo Prerrománico > Los Comentarios al Apocalipsis

Los Comentarios al Apocalipsis

El Apocalipsis fue un libro muy conflictivo desde el punto de vista canónico en la Alta Edad Media, pués mientras su ortodoxia fue puesta en duda en la Iglesia Oriental, en occidente sucedió lo contrario, hasta el punto de que ya en el año 633, en el IV Concilio de Toledo, se ordena su lectura continuada entre Pascua y Pentecostés. Por otro lado, su contenido proporciona unBeato deLa Seo de Urgel (975) claro argumento en favor de la tesis de la divinidad de Cristo, es decir, contra la teoría adopcionista de Elipando y Félix, lo que incrementó su interés para los defensores de la teoría trinitaria y, por lo tanto, para un antiadopcionista declarado como Beato. Esto fue posiblemente uno de los motivos básicos para que escribiera esta obra, de la que sólo nos queda su reflejo en veinticuatro copias de las que de la más antigua -el llamado Beato de Cirueña, considerado de finales del siglo IX o principios del X- sólo ha nos llegado un folio que apareció en el Monasterio de Silos envolviendo otro manuscrito, mientras los restantes «beatos» están datados entre la primera mitad del siglo X y mediados del XIII. También es interesante destacar que en un catálogo mozárabe cordobés del año 882 aparece un «Expositium Danielis et Apocalipsin… in uno corpore», es decir, un «beato» que ya contenía también el Libro de Daniel. Este manuscrito ha desaparecido, pero aún existía en el siglo XVI, ya que lo vio Ambrosio de Morales en Oviedo.

Beato disponía de abundantes libros; reconoce como fuentes, además de San Juan, a Jerónimo, Agustín, Ambrosio, Fulgencio, Gregorio e Isidoro entre otros y sus conocimientos son indudables no sólo por esta compleja obra, sino por la solidez que demostró en su complicada controversia teológica contra Beato de Burgo de Osma (1086)un adversario de tanta calidad como Elipando. Sin embargo, para sus Comentarios utilizó básicamente las obras sobre el mismo tema de dos autores africanos, Primasio y Ticonio y de otro hispano-visigodo del tiempo de Teudis, Apringio de Beja, de los que copia directamente en muchos casos.

Existen muchas dudas sobre las características de este manuscrito original. No sabemos si Beato hizo una única versión o si fueron varias, sobre lo que existen distintas teorías que veremos más adelante, ya que lo que parece claro es que en las copias posteriores se observan varias familias, que siguen diferentes versiones no sólo en lo relativo al texto utilizado sino también al analizar las características y los contenidos de sus miniaturas, aunque no siempre coinciden en algunas de esas copias la versión textual con la pictórica. Tampoco sabemos si el Beato original del Siglo VIII ya incluía miniaturas o si éstas aparecieron en las versiones de época posterior, estando más extendida la tesis de que el original ya se concibió para contener un apoyo visual, lo que nos parece lo más probable, ya que incluso en algunos de los beatos el texto tiene referencias a las imágenes.

Los Comentarios al Apocalipsis están formados habitualmente por los siguientes componentes:

  • Prólogo General: Incluye una presentación y una relación la bibliografía utilizada.
  • Prefacio: Presenta un resumen previo del contenido.
  • Los doce libros que contienen los Comentarios al Apocalipisis.
  • Tablas genealógicas de personajes bíblicos.
  • En algunos casos se incluyen también textos de Gregorio de Elvira, San Jerónimo y de las Etimologías de San Isidoro.

Los textos bíblicos se presentan siempre de la misma forma, incluyendo el propio texto original –storia-, seguido de su explicación –explanatio– y, finalmente, para cada texto se añaden interpretaciones sobre ese texto de otros autores –interpretatio-. Por otro lado, de acuerdo con la estructura que se observa en todas sus copias, en el caso de que este primer Beato estuviera iluminado, las miniaturas se integrarían entre la «storia» y la «explanatio», y estarían en la mayoría de los casos relacionadas con el texto en que están inscritas.

 

Compartir en:
Imprimir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *