Turismo Prerrománico > Fase > Visigodo > Paleocristiano > MONASTERIO DE PLA DE SES FIGUERES

MONASTERIO DE PLA DE SES FIGUERES

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)

Entorno histórico

En una de las cartas que el papa Gregorio Magno dirigió al defensor Johanes se puede leer “Allí donde la gravedad de las culpas exige la aplicación de la ley canónica, no hay que dejar de lado lo que se ha de corregir, no sea que, pasándolo por alto, demos fuerza a las acciones depravadas que, así nos parece, hemos de segar con la hoz de la disciplina. Porque nos ha llegado la noticia de que los monjes del monasterio que se encuentra en la isla de Capria, situada junto a Mallorca, que es también una isla, obran de manera tan perversa y han sometido sus vidas a diversos crímenes, que manifiestan que, más que servir a Dios, luchan, y lo decimos llorando, a favor del antiguo enemigo. Tú, respaldado con la autoridad que te dan estas letras, dirígete al citado monasterio, para informarte de la vida y costumbres de los que allí viven, mediante una investigación precisa. De esta manera, todo aquello que encuentres que debe ser estirpado, tal como lo exige la norma canónica, lo debes corregir imponiendo las penas correspondientes, y has de preocuparte de informar a los monjes de todo aquello que hayan de observar. Tu manera de corregir ha de servir tanto para hacer retornar a los monjes al camino de la buena vida monacal, como para que de ninguna manera no seas culpable de nada ante nosotros” (Gregorio I, Epistola XIII, 47. Traducción realizada a partir de J. Amengual Batle, 1991, 392-393). Se tiene constancia, por tanto, de que en el año 603 d. C. había en Cabrera una comunidad monástica lo suficientemente importante para que el papa la tomara en consideración e intentara redirigirla hacia “el camino de la buena vida monacal”.

Las investigaciones arqueológicas que se vienen realizando, desde los años 90 del siglo XX, en el yacimiento arqueológico del Pla de ses Figueres de la isla de Cabrera, han permitido documentar restos de lo que parece haber sido el cenobio de aquella comunidad.

Descripción

Se han documentado una serie de estructuras asociadas con la producción de vino y que también podrían haber formado parte de un taller de producción de púrpura. Corresponden a un muro, un pavimento y una cubeta. Por los resultados de las excavaciones arqueológicas realizadas hasta el momento, se puede afirmar que estuvieron en uso durante los siglos V y VI d. C., sobre todo durante el tiempo de la pertenencia de las Baleares al Reino Vándalo del norte de África. Aunque no se descarta que dicha producción hubiese podido empezar un poco antes, tal vez relacionada con el Procurator bafii insularum Balearum, del que tenemos conocimiento gracias a la Notitia Dignitatum Occ. XI 71.


Sobre los derrumbes de estas estructuras se asentó una necrópolis, activa, como mínimo, desde finales del siglo VI y sobre todo durante el siglo VII d. C. De dicho cementerio se han identificado un total de cinco tumbas, tres de las cuales ya han sido completamente excavadas. Estas tres son de fosa de tipo bañera (planta trapecial con los extremos redondeados), con las paredes verticales, paralelas, y con un retranqueo para encajarles la cubierta. Sus cubiertas están compuestas por cuatro o cinco losas de piedra colocadas planas. En cada una de las tumbas se encontró un solo esqueleto, colocado en posición de decúbito supino, con las piernas estiradas, y con los brazos al lado del cuerpo, o ligeramente plegados apoyándose sobre la pelvis. Los tres esqueletos correspondían a adultos de sexo masculino. Ninguno de los enterramientos presentó ajuar, y tampoco se encontró ningún elemento que permitiese intuir la presencia de algún tipo de caja funeraria.


Durante el siglo VII se construyeron distintas edificaciones, relacionadas con áreas de trabajo y de almacenaje. Por ahora se han documentado dos estancias de 13 y 17 m2 respectivamente.


En el Pla de ses Figueres también se ha podido documentar un conjunto de cubetas y una habitación que, según todos los indicios, formaba parte de una factoría de salazones, donde se debió salar pescado o hacer algún tipo de salsa. Todavía no se ha podido confirmar completamente que esta factoría fuera utilizada por la comunidad monástica, pero hay que tener presente que estos tipos de producción encajan muy bien con las actividades que se conoce que realizaban los monjes de aquellos siglos.


Mateu Riera Rullán para URBS REGIA


 


Otra información de interés

Horario de Visitas:: Abierto todo el año Visita libre o guiada. Gratuita

 

Bibliografía

RIERA RULLAN, M., (2013): “El monasterio de la isla de Cabrera (Islas Baleares. Siglos V-VIII d.C.). Testimonios arqueológicos de los monjes reprobados por el papa Gregorio Magno”, 19th Annual International Scientific Symposium of the International Research Center for Late Antiquity and Middle Ages University of Zagreb, Le monachisme insulaire du IVe à la fin du XIe s., Hortus Artium Medievalium, 19, Zagreb-Motovum, 47-61.
ID., (2014, Coord.): El monestir de Cabrera. Segles V-VIII dC, Ajuntament de Palma, Palma, (Traducciones al castellano e inglés.
ID., (2017): El monacat insular de la Mediterrània Occidental. El monestir de Cabrera (Balears, segles V-VIII), Studia Archaeologiae Chritianae, 1, Ateneu Sant Pacià, Facultat Antoni Gaudí d’Història, Arqueologia i Arts Cristianes, Facultat de Teologia de Catalunya i Institut Català d’Arqueologia Clàssica, Barcelona.

Portales

 

Compartir en:
Imprimir