Turismo Prerrománico > Países > España > CASTILLETE DE MONTE HOZARCO

CASTILLETE DE MONTE HOZARCO

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)

Remerciements

A nuestro colaborador Javier Pelaz Beci, socio de 4AeS y creador del blog Pre-románico: cántabro-astur, que nos ha proporcionado la información y las fotografías que se utilizan es esta ficha.

Remarques préliminaires

  • El emplazamiento del Monte Hozarco -conocido así en la época medieval, pero llamado, en la actualidad Monte de Santa Catalina.
  • La imaginación popular ha bautizado el lugar como ‘Bolera de los moros’ por ser similar -su configuración geométrica actual-  al corro donde se practica el ‘bolo-palma’ montañés.

Environnement historique

La collada de Hoz, con una altitud máxima de 668 metros, forma una línea fronteriza natural entre Lamasón y Peñarrubia. Todos los pueblos de este último municipio cántabro se encuentran en la cara oeste del referido puerto de montaña, teniendo de frente, por el oeste, las estribaciones de los Picos de Europa y el tajo rocoso del Desfiladero de La Hermida, por donde discurren las aguas bravas del río Deva.

  Una orografía agreste, salpicada por doquier de vertiginosos farallones calizos, resulta una inmejorable aliada en momentos puntuales y decisivos de la historia de un pueblo. Cuando los indómitos astur-cántabros se ‘echaron al monte’ para defender su solar y sus propias vidas ante el acoso de las legiones romanas, durante las llamadas ‘guerras cántabras’, no se imaginaron que siglos más tarde harían lo mismo sus descendientes ante el arrollador avance de los musulmanes con el fin de concluir de una vez por todas la conquista del antiguo reino visigodo.

Description

  El emplazamiento del Monte Hozarco -conocido así en la época medieval, pero llamado, en la actualidad Monte de Santa Catalina-, es una fortaleza natural inexpugnable. Así lo concibieron los primeros reyes asturianos, cuando ordenaron erigir distintos enclaves militares por estos predios.


  Cerca del pueblo de Cicera y en un sitio denominado, ‘Mirador de Santa Catalina’, se alzó, en los primeros años de la repoblación emprendida por el rey asturiano, Alfonso I, un castillete con doble función: de defender y vigilar la zona, al estar enclavado en un lugar privilegiado para tales fines.


  Gracias a las excavaciones arqueológicas efectuadas en lo que fue el recinto amurallado, se ha podido datar, por lo menos, dos periodos: uno de ocupación y protección del enclave, que se inicia a mediados del siglo VIII y se prolonga durante IX; y, el otro, abarcaría hasta las postrimerías del siglo XII, con la misión de controlar el paso. Por lo tanto, tenemos una construcción militar correspondiente a la Alta Edad Media en la Cantabria trasmontana.


  Se trata de un castillete, de planta rectangular, que ocupa una superficie de 780 metros cuadrados. Constaba de un recinto amurallado con sillares trabados sin argamasa; y, al menos, de una torre de planta cuadrada. En la actualidad, sólo quedan algunos lienzos de la fortificación identificados con una torre y una atalaya.


  La imaginación popular ha bautizado el lugar como ‘Bolera de los moros’ por ser similar -su configuración geométrica actual-  al corro donde se practica el ‘bolo-palma’ montañés.


 


 

Bibliographie

Sánchez Albornoz, C., Orígenes de la Nación Española. El Reino de Asturias. Ed. SARPE. 1985.

Cantabria 101 Municipios. Ed. Cantabria. Santander, 2005

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

 

Partager sur:
Impression