Turismo Prerrománico > Países > España > MAUSOLEO DE CENTCELLES

MAUSOLEO DE CENTCELLES

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)

Thanks

A nuestro colaborador desde Valencia José Gil-Rodrigo, amante del Arte Altomedieval Español, que nos ha proporcionado la información y las fotografías que se utilizan es esta ficha.

Previous notes

    • Conocido desde antiguo, los primeros hallazgos arqueológicos tienen lugar en
      1849, en 1877 se descubren los mosaicos de la cúpula, y en 1931 es declarado
      Monumento Histórico-Artístico.
    • El Instituto Arqueológico Alemán, después de efectuar sus primeros estudios
      en 1956, adquirió la propiedad en 1959, para cederla al Estado español en 1978.
    • En 1989 la Generalitat de Catalunya realiza trabajos de restauración y en
      1999 se complementa la puesta en valor y se estructura como centro visitable
      abierto al público.
    • En 2000 es declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, como parte
      del Conjunto Arqueológico de Tarraco.

Historic environment

 

Entre el pueblo de Constantí y el río Francolí, junto a la
antigua vía romana que unía Tarraco con Ilerda, se encuentra el
conjunto arqueológico de Centcelles.

El estudio de este conjunto (villa-mausoleo) de Centcelles
presenta las dificultades habituales de los complejos de la antigüedad: Larga
evolución, variedad de usos, reutilizaciones, controversias sobre su función y
significado… De Centcelles conocemos con bastante precisión su cronología pero,
las discusiones sobre los aspectos citados continúan hoy en día. Lo desconocido
nos atrae, y es seguramente el misterio que rodea muchos de los aspectos de la
Arqueología lo que la hace fascinante.

El conjunto de Centcelles es un ejemplar único debido
fundamentalmente a la cúpula de su estancia central, una cúpula intacta, caso
excepcional en la Península, y su decoración de pinturas, pero sobre todo, de
mosaicos de extraordinaria calidad. Sabemos que era una tumba, pero no sabemos
de quién. Veremos que hay varias teorías al respecto.

La historia de Centcelles, como decimos, es larga. Se sabe que
ya en los siglos I – II en el lugar hay edificaciones, posiblemente el edificio
central de un latifundio de los alrededores de Tarraco, (de la que dista
7 km), edificios dedicados a funciones Mausoleo de Centcelles. Vista parcial del interior. Procedente de gencat.catprácticas de la vida
agrícola pero a la vez usados como vivienda de cierto empaque, ya que disponen
de un completo conjunto termal. En el siglo siguiente, la villa se amplía y se
modifica, y se renueva el conjunto termal con otro más “moderno”.

Pero en el siglo IV hay un cambio radical: Una de las estancias
centrales de la villa, de exterior cuadrado e interior circular y con cuatro
pequeños ábsides en las esquinas, es transformada en mausoleo.
Una doble cripta a dos niveles se excava bajo el pavimento, y el techo se cubre
con una gran cúpula de más de 10 metros de diámetro que se decora con
extraordinarios conjuntos de escenas hechas de mosaicos de gran calidad, cuyos
fondos utilizan profusamente teselas recubiertas de oro.

Durante siglos, un gran silencio documental se extiende sobre
el lugar, aunque hay razones para suponer que es utilizado como templo
cristiano. La primera mención escrita lo denomina “iglesia de Sent Celes”
(“Centum cellae” o “cien celdas”). Estamos en 1151.

Los datos ulteriores son escasos. Se sabe que en 1572 se
menciona su posible adscripción romana (*),
que en 1849 se habla de hallazgos arqueológicos y que, en 1877, al desprenderse
accidentalmente fragmentos de yeso del enlucido de la cúpula, aparecen las
trazas de los fabulosos mosaicos.

Es entonces cuando se entiende por qué, en una de las estancias
de época romana, se habían encontrado multitud deMausoleo de Centcelles. Sección de la sala central, según H. Schlunk y Th. Hauschild pequeñas piedras de igual
tamaño y forma cúbica, hechas de mármol, piedras naturales o pasta de vidrio,
algunas recubiertas de oro: teselas. Se trataba del taller de mosaicos in
situ
para decorar la bóveda.

En tiempos más recientes, el conjunto, es utilizado como
vivienda particular (**), o para usos de las
labores del campo, destino por el que hubieron de pasar también lugares como
Santa María de Melque o Quintanilla de las Viñas.

En 1956, el Instituto Arqueológico Alemán inicia los estudios
del edificio, realizando calcos de los mosaicos y las pinturas y reproducciones
en acuarela a tamaño natural, así como tareas de consolidación y limpieza, y en
1959 adquiere la propiedad. Su entonces director Helmut Schlunk es quien asume
la tarea de estudiar a fondo Centcelles, tarea que lleva a cabo junto con
Theodor Hauschild. Cuando 19 años más tarde es cedido al Estado Español, lo
fundamental ya se sabe: Que Centcelles es único de entre los edificios romanos
de la península, uno de los más originales vestigios tardorromanos.

Description

 


El conjunto tal y como puede verse en la actualidad, se compone

de una alineación de estancias adjuntas, en diferentes estados de conservación,

que forman una estructura alargada de Oeste-Noroeste a Este-Sudeste de 90 m de

longitud, de la que sobresale la estructura octogonal (reciente) de la cúpula

central.


Los elementos del conjunto son, de Oeste a Este (la numeración

corresponde al plano adjunto atribuido a H. Schlunk y Th. Hauschild).




  • Un grupo de salas termales con Mausoleo de Centcelles. Sección de la sala central, según H. Schlunk y Th. Hauschildlas habituales estancias de baños a diferentes

    temperaturas más los servicios anexos. (15 a 21): 15-16 tepidarium, 17-18

    frigidarium, 20-21 caldarium.




  • Un segundo conjunto termal de construcción posterior al

    anterior en al menos un siglo, y resultado de una restauración general del

    conjunto. (22, 23, 25, 26). 22 frigidarium, 23 letrina, 25-26

    caldarium
    .




  • Un grupo de estancias de uso indeterminado, resto de las

    habitaciones de la villa original. (9, 10, 11, 24, 27, 28, 29).




  • Una parte del primitivo conjunto termal reconvertido en taller

    de mosaicos. (12, 13, 14).




  • Una gran sala cuadrada (8) con cuatro grandes exedras en el

    centro de los lados, sin decoración ni elementos visibles. Posiblemente

    inacabada. Pudo tener una cúpula desaparecida (Fontaine) o bien una bóveda de aristas

    cruzadas (García Bellido).




  • Otra sala (7) de tamaño similar a la anterior, de estructura

    circular con cuatro pequeños nichos, que conserva la cúpula original decorada

    con pinturas murales y mosaicos parcialmente conservados.




  • Varias estancias rectangulares de una ampliación de la villa

    que no se llegó a completar. (1, 2, 3, 4, 5, 6).




El elemento principal, el que más sorprende al visitante y

constituye la razón de la singularidad y valor arqueológico de Mausoleo de Centcelles. Vista parcial de los mosaicos de la cúpula. Debajo en la parte cilíndrica de la estancia, se intuye uno de los escasos restos de pintura mural: El retrato de una dama con diadema de perlasCentcelles es la sala

central y su cúpula (***) que describimos

con más detalle.


Se trata de una sala de planta interior circular de 10.70 m de

diámetro y una altura de 13.60 m, con cuatro nichos-ábsides semicirculares. El

aspecto octogonal exterior es de una intervención moderna.


Por debajo de la cúpula se aprecian vestigios de pinturas

murales, pudiéndose identificar el retrato de una dama ataviada con una diadema

de perlas, un paisaje urbano de casas, una escena de caza con antílopes y

algunos elementos geométricos.


La cúpula está decorada con mosaicos, organizados en cuatro

bandas circulares paralelas. Empezando por el círculo de arranque de la cúpula y

terminando en su cúspide, se las denomina convencionalmente bandas A, B, C y D.


La banda A, en la parte inferior y con una longitud total de

unos 34 metros, está ocupada por representaciones de escenas de caza, que

incluyen grupos de jinetes, ayudantes a pie persiguiendo a unos ciervos, con

detalles como trampas hechas de redes, un personaje en posición frontal rodeado

de otros cazadores, etc.


Esta temática, relativamente tópica en los pavimentos de las

villas, así como en sarcófagos bajoimperiales (Schlunk), sería una escena de

“prestigio”, en la que el señor de la mansión se muestra a sí mismo en una

actividad que revela su poder económico y su posición social. En alguna escena,

aparece mirando al espectador, y no atendiendo a las actividades cinegéticas,

para recalcar la función simbólica de la escena.


Entre esta banda y la segunda (B), una cenefa doble de líneas

trenzadas y motivos geométricos ondulantes recorre toda la circunferencia de la

sala.


La banda B, sobre la anterior, representa 16 escenas del

Antiguo y Nuevo Testamento delimitadas por columnas salomónicas. Aparecen, entre

otras una representación del Buen Pastor, Lázaro, el arca de Noe, Adán y Eva,

Daniel en el foso de los leones, Jonás en el vientre de la ballena y otras

figuras menos reconocibles debido a la conservación incompleta de los mosaicos.


La banda C, separada de la anterior por una cenefa de círculos

entrelazados, se compone de ocho escenas: cuatro son alegóricas de las cuatro

estaciones y alternadas con ellas, escenas de personajes entronizados, sentados

en cátedras de color rojo y vistiendo dalmáticas en oro y púrpura, reservadas a

los emperadores. Este detalle lleva a pensar a algunos estudiosos que se

trataría de la representación de una tetrarquía de breve duración, formada por

Magnencio, Constancio II, Vetranio y Decencio (Arbeiter).


La banda D, la última próxima a la cúpula representa a dos

personajes de difícil interpretación en un medallón central de motivos

geométricos. Podría tratarse de un grupo de personajes colocados radialmente

(Schlunk), tal y como se verán más tarde en los baptisterios de Rávena.


Conclusions

 

La interpretación de estos motivos decorativos varía en función
de las teorías sobre quién fue el destinatario del mausoleo. Hay al respecto
tres opiniones:

  • Ya en los primeros estudios, Hauschild emite la opinión de que
    Centcelles es realmente la tumba de Constante, (Flavio Julio Constante, tercer
    hijo de Constantino el
    Grande), asesinado en el 350 en la ciudad de Helena (actual Elna, en francés
    Elne), junto aMausoleo de Centcelles. Vista parcial de su interior. Procedente de Stampa: Universidad Complutense de Madrid la frontera española, cuando huía de las Galias hacia Hispania.
    La adaptación de la sala de la cúpula como monumento conmemorativo imperial
    habría sido realizada precisamente por disposición del responsable máximo de
    este asesinato, el usurpador Magnencio. Esta teoría se vería apoyada por la
    apariencia imperial de la decoración, alejada del simple lujo de unos
    propietarios ricos. Y además, aclararía el origen del topónimo de la población
    más próxima: Constantí. Esta teoría (llamada “imperial”) parece excesivamente
    imaginativa a otros autores (Palol, Arce), pero sigue siendo sustentada por el
    Instituto Arqueológico Alemán (Arbeiter, Korol).

    Para completar la
    confusión, una hipótesis muy controvertida de H. Schlunk afirma que el arcón de
    pórfido (muy semejante al del mausoleo de Teodorico en Rávena), donde reposan
    los restos de Pedro III el Grande de Aragón en la abadía cisterciense de Santes
    Creus, procedería de la tumba imperial de Centcelles. La versión alternativa
    dice que el sarcófago fue traído de Sicilia por Roger de Lauria.

  • Según la segunda teoría (llamada “aristocrática”), defendida
    por Rainer Warland, el mausoleo sería la tumba de los dueños de la gran villa, y
    el tono de la decoración se explicaría como un intento de prestigiar la morada
    última de los señores locales, quizá muy notables aristócratas de
    Tarraco.

  • Por último, según Javier Arce Martínez, el mausoleo lo sería de
    alguna autoridad eclesial de alto rango (versión “episcopal”).

Es interesante notar que las tres teorías tienen base
suficiente para ser verosímiles, y ningún dato las descarta de modo definitivo.
La decoración de Centcelles tiene una lectura siempre ambivalente que confunde a
los que la estudian: Su simbología es pagana y cristiana a la vez; se alternan
escenas totalmente profanas y terrenas, como las cinegéticas o las Cuatro
Estaciones con imaginería bíblica y personajes entronizados que pudieran tener
una interpretación religiosa; se yuxtapone lo sagrado con lo profano, la
alegoría religiosa y el realismo imperial.

A este respecto, es fácil olvidar que la transición del
paganismo romano al cristianismo primitivo, no fue ni pudo ser un cambio
instantáneo. Dioses mayores y menores del panteón romano coexistieron en la
religiosidad popular con santos y mártires cristianos. Tanto es así, que constan
cartas y edictos de los obispos de la antigüedad en que recomiendan a los fieles
cristianos abstenerse de culto a dioses paganos. Lo curioso es que no niegan la
existencia de tales dioses, sino que se limitan a desaconsejar su culto. Hasta
los primeros concilios, necesarios para poner orden en el panteísmo que reinaba
en la práctica, no se relega definitivamente al olvido a los dioses romanos.

Centcelles es de esa época, y evidencia esa transición. Por eso
su mensaje es ambiguo y por eso las discusiones continuarán, hasta que aparezcan
nuevos datos.

Para terminar, es obligado un comentario sobre la más reciente
actuación que se ha realizado en Centcelles. Ha consistido en instalar en el
centro de la sala de la cúpula, un complejo sistema de proyectores de imágenes,
focos luminosos y altavoces, cuyo supuesto propósito es ilustrar al visitante
sobre los detalles de la cúpula. Mausoleo de Centcelles. Detalle de mosaico: resto de una figura alegórica de la Primavera

No se discute la necesidad de revalorizar y hacer accesibles
para el gran público y los estudiantes los hallazgos de esta categoría, pero la
intrusión de elementos de tecnología “dura” en un lugar como Centcelles,
destroza la sensación que uno espera encontrar al entrar en la estancia de la
cúpula, esa sensación que sentimos por ejemplo al entrar en Santa Cristina de
Lena o San Pedro de la Nave, esa percepción casi física de los siglos, que se
pierde al distraer nuestra mirada con diapositivas y efectos de luz y sonido,
que más recuerdan a un planetario que a un mausoleo romano. “…bajo ningún
concepto, se pueda pretender aplicar a Centcelles los principios de actuación
que se vienen aplicando en el emergente mercado de los parques temáticos?”

(Francesc Tarrats Bou, director del Museu Arqueològic Nacional de Tarragona). Ver artículo de Javier Arce sobre este tema.

Esperamos que la instalación de esos aparatos audiovisuales sea
reversible, y otros responsables, con más sentido común, devuelvan a Centcelles
la dignidad que se merece.

NOTAS

(*) “Cerca de la villa de Constantí se
muestra un muy antiquísimo edificio que se dice Censellas y sin duda es obra de
los romanos”. (Luís Pons d’Icart, Libro de las Grandezas, 1572). Volver

(**) “Cuando se habilitó para vivienda
el espacio interior se dividió en plantas, modificación que pudo tener lugar en
el siglo pasado [XIX], apoyándolas en cuatro pilares de ladrillo. En la planta
baja había un vestíbulo y una bodega; en el primer piso estaban las dependencias
de una vivienda: comedor, dormitorios, cocina y baño y el piso superior estaba
destinado a almacén.
Recuerdo en mis visitas al monumento, haber pasado
algunos ratos de charla con el dueño en aquel amplio altillo, en donde se
guardaban los frutos del campo secándose, los sacos de avellanas, instrumentos
ligeros de labranza y mobiliario fuera de uso”. (José Sánchez Real, El mausoleo
de Centcelles, monumento desconocido, 1978). Volver

(***)“es el único monumento cristiano
de Hispania que en excelente estado de conservación se remonta – con mucho,
además – a una época previa al s. VII y que preserva, a escala mundial, el
mosaico cupular más antiguo de temática en gran medida cristiana” (Convocatoria
del Instituto Arqueológico Alemán de las jornadas sobre Centcelles de noviembre
de 2010). Volver

Other interesting information

Forma de acceso: Su situación y acceso, en las afueras de Constantí y entre campos de cultivo, complica su localización, aunque hay indicaciones suficientes. En Tarragona, salir hacia el Oeste hasta enlazar con la carretera N-241 hacia el Norte. En la rotonda de acceso al Polígono Industrial Riuclar, coger a la izquierda la T-721 en dirección Constantí. En la rotonda de entrada a Constantí, seguir la indicación “Constantí Sud” (Carrer Major). A partir de esta calle, seguir las diversas indicaciones que indican “Centcelles” o “Vila Romana de Centcelles”. Coordenadas GPS: 41º 9′ 21,03″ N 1º 13′ 34,06″ E.
Teléfono de
Información
: Museu
Nacional Arqueològic de Tarragona.
Tfno. 977 523 374
Horario de
visitas:
Enero, Febrero, Noviembre y Diciembre: Laborables: 9:30-13:30 /
15-17:30. Festivos: 10-14.
Marzo, Abril, Mayo
y Octubre: Laborables: 9:30-13:30 / 15-18. Festivos:
10-14.
Junio, Julio, Agosto y Sptiembre:
Laborables: 10-13:30 / 16-20:00. Festivos: 10-14.
Cerrado todos los Lunes y
los días 1 de Enero, 1 de Mayo y 25 y 26 de Diciembre. 20 de Enero y 1 de
Agosto.
Entrada: 1,80 ?. Gratuita para menores de 7 años y para
colegios con profesor.

 

Bibliography

 

Jacques Fontaine: El Prerrománico (Ediciones Encuentro, Madrid,
1978)

José Sánchez Real: El mausoleo de Centcelles, monumento
desconocido. (Institut d’Estudis Tarraconenses Ramon Berenguer IV, 1978). En
ocasión de la cesión de Centcelles al Estado Español por parte del Instituto
Arqueológico Alemán

Javier Arce Martínez: Los Mosaicos de la cúpula de la
villa romana de Centcelles: Iconografía de la liturgia episcopal. (Anas ((Museo
Nacional de Arte Romano de Mérida)), Nº. 11-12, págs. 155-161,
1998-1999)

Helmut Schlunk y Theodor Hauschild: Informe preliminar sobre
los trabajos realizados en Centcelles. (Ed. Ministerio de Educación Nacional,
Madrid, 1962)

Antonio García y Bellido: Arte Romano (CSIC, Madrid, 1990
(cuarta edición). Primera edición de 1955).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

 

Print