Turismo Prerrománico > Viajes > Viajes Recomendados > El arte eclesiástico de Zamora

El arte eclesiástico de Zamora

Itinerario del viaje que proponemos incluyendo el mapa del viaje, los monumentos a visitar por día de operación, las distancias parciales y los kms totales del viaje. Si desea acceder a la descripción completa de algún monumento pulse sobre su foto. Si desea completar y reservar este viaje pulse "Crear viaje a medida" 2 Dias

La ruta que proponemos comenzaría en la localidad de Toro, donde se encuentra la famosa colegiata de Santa María la Mayor, templo románico del siglo XII que es considerado como una pequeña réplica de la catedral zamorana, si bien posee un encanto propio que la hace especial.

El siguiente punto del viaje sería precisamente Zamora y su magnífica catedral, de la que destaca su soberbio cimborrio y la Portada del Obispo, dos de los elementos que se mantienen de su primera construcción en el siglo XII. Ya del siglo XIII, destaca su impresionante torre-fortaleza.

El recorrido proseguiría por la localidad de El Campillo, donde se halla la iglesia visigoda de San Pedro de la Nave, templo construido a finales del siglo VII, por lo que puede ser uno de los últimos vestigios del arte visigodo en la Península y que se encuentra aún hoy en día en un magnífico estado de conservación.

La siguiente parada sería el municipio de la Granja deMoreruela, en cuyas inmediaciones se encuentra el monasterio de Santa María, considerado por muchos el primer enclave de la orden del Císter en España. A pesar de su ruinoso estado, consecuencia de las desamortizaciones y el abandono, aún se puede admirar su espléndida cabecera compuesta por siete pequeños absidiolos.

El viaje concluiría en la ciudad de Benavente, en la cual se encuentra la iglesia de Santa María del Azogue, magnífico templo en el que destaca su grandiosa cabecera de cinco ábsides propia del más puro estilo románico-zamorano, si bien el interior del templo ya deja sentir la llegada del estilo gótico en la zona.

• Visitas previstas: Santa María la Mayor de Toro, catedral de Zamora, San Pedro de la Nave en El Campillo, Santa María de Moreruela y Santa María del Azogue de Benavente.

• Recorrido total aproximado del viaje: 143 Km.

• Tipo de estancia recomendada: Alojamientos
Rurales en el entorno de Zamora.

Mapa del viaje

Provincias de la Ruta:
Zamora

Guía del viaje

Día 1

Toro

La colegiata de Santa María la Mayor comenzó su construcción en el siglo XII. Su famoso cimborrio está inspirado en el de la catedral de Zamora. Pero no solo el cimborrio, el templo en sí es una pequeña copia de la catedral zamorana, aunque posee un encanto propio. Destaca su cabecera triabsidal que destaca por su tamaño, altura y decoración.

Zamora

La catedral de Zamora se comenzó a construir en 1151. Sin embargo, sucesivas modificaciones han desvirtuado su aspecto en gran medida. La grandiosa torre-fortaleza fue construida más tarde, en el XIII aunque siguió utilizando los estilos del románico aún cuando el gótico ya se dejaba sentir en la zona. Pero sin lugar a dudas, el elemento más emblemático del templo es su magnífico cimborrio que ha llegado íntegro hasta nuestros días.

Día 2

San Pedro de la Nave - Almendra

Nos encontramos posiblemente ante el monumento más importante de toda la época visigoda que ha llegado hasta nosotros. De planta cruciforme, con tres naves y un sólo ábside, incluye en su diseño original los compartimentos laterales que consideramos añadidos posteriormente en las anteriores. Contiene también una magnífica decoración esculpida.

Granja de Moreruela

El monasterio de Santa María de Moreruela fue trasladado de Moreruela de Suso a su actual enclave en 1143 en época de Alfonso VIII. Es considerado por muchos como el primer enclave del Císter en nuestro país y fue declarado Monumento Nacional en 1831. Posee una cabecera monumental que afortunadamente aún se conserva compuesta de siete absidiolos en disposición radial en torno a la girola que rodea el majestuoso altar central.

Benavente

La iglesia del Santa María del Azogue se comenzó a construir hacia 1180 a cargo de Fernando II. Lo más destacable del templo es su cabecera formada por cinco ábsides. El sobrio interior produce una sensación de marcado acento gótico que ya comenzaba a dejarse sentir en la zona. Sin embargo, lo verdaderamente espectacular de este templo es su cabecera, realizada en un estilo puramente románico-zamorano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Compartir en:
Imprimir