Turismo Prerrománico > Fases > Visigodo > SANTAS CÉNTOLA Y ELENA

SANTAS CÉNTOLA Y ELENA

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Agradecimientos

A nuestro amigo Juan Antonio Alonso, “burgalés de pro” y amante del Arte Prerrománico, que nos ha dado a conocer esta ermita y nos ha proporcionado parte de la información y todas las fotografías que se utilizan es esta ficha.

Notas previas

  • Aunque tiene una inscripción del año 782, es posible que se trate de la fecha de la reconstrucción de una ermita visigoda anterior.
  • Su estructura, formada por un ábside cuadrado, separado por un arco de herradura de tipo visigodo de una única nave rectangular, con bancos de piedra continuos en los muros laterales, es muy habitual en el arte de repoblación del este de Castilla.

Descripción

Santas Céntola y Elena: Vista del ábside y la nave desde el ángulo sudesteSituada sobre una alta meseta, desde la que se domina un paisaje espectacular sobre un cañón que forman los ríos Rudrón y Ebro, encontramos esta pequeña ermita dedicada a las santas Centola y Elena que, según la tradición, recibieron martirio en este lugar en la época de Diocleciano y en la que se conservaron sus reliquias hasta 1317, año en el que se trasladaron a la catedral de Burgos, donde aún se conservan. En su entorno se encuentran también los restos de un castillo y, dada su magnífica ubicación defensiva, es muy probable que existiera en él algún tipo de castro anterior a la época visigoda.


La iglesia, que ha sido restaurada recientemente, es de muy pequeño tamaño, formada únicamente por una nave rectangular de 5,25 por 4,07m, con cobertura plana de madera y con una especie de banco corrido en piedra adosado internamente a cada muro lateral, y un ábside de 2,17 por 2,40m, cubierto por bóveda de cañón en forma de herradura. La nave y el ábside están separados por un muro en el que existe un arco de acceso, también de herradura, prolongado 1/3 del radio como es habitual en la arquitectura visigoda, sobre impostas incrustadas en el muro y con un absidiolo a cada lado del arco, formando dos pequeños altares laterales que parecen simular los ábsides triples tan habituales en las cabeceras visigodas. Su única iluminación proviene de la puerta de acceso en el lado oeste, que no conserva su estado original y al que se ha añadido una espadaña muy posterior, y por una ventana en el centro del ábside. Esta ventana es muy estrecha, con derrame interior y terminada en un arco de herradura tallado en una sola piedra que en su lado exterior contiene una inscripción en la que se lee claramente “FREDENANDUS ET GUTINA”, entre dos cruces patadas visigodas con la alfa y la omega, que se completa debajo con “ERA DCCCXX” y a la derecha con una decoración vegetal que nos recuerda más a la época mozárabe que a la escultura visigoda. La fecha grabada corresponde al año 782, por lo que si suponemos que toda la inscripción corresponde a su fecha de construcción, estaríamos ante un edificio de estilo visigodo setenta años posterior a la invasión árabe.


Sin embargo, nos parece muy poco probable que tan al principio de la reconquista hubiera interés y tiempo para construir un edificio religioso incluso de un tamaño tan reducido, aunque ya se hubiera ocupado y comenzado a fortificar esta zona tan próxima a Amaya, que era objetivo prioritario en gran parte de los ataques árabes en esa época, y por lo tanto de alto riesgo. Por otro lado, todas sus características más significativas, como el arco de herradura interior, los tres altares y la forma de cobertura y la ventana del ábside, corresponden al más puro estilo visigodo del siglo VII, radicalmente distinto al que encontramos en Santianes de Pravia, iglesia asturiana construida en esos años.


Santas Céntola y Elena: Interior de la ermita después de su restauraciónDesde nuestro punto de vista es mucho más probable que se tratara de una construcción del siglo VII, situada en un entorno próximo – unos 70 kms – a la nueva ciudad de Vitoriacum y en una zona en la que encontramos al menos otro monumento visigodo importante en San Vicente del Valle, unos 90kms al sur. Posiblemente la zona fue abandonada durante la invasión árabe y al recuperarla, en el último tercio del siglo VIII, existiera aún la ermita en buen estado, dada su difícil acceso, y la restauraran en lo que fuera necesario para volver abrirla al culto, posiblemente por monjes procedentes de Al-Andalus, siendo de esa época toda o parte de la inscripción. En efecto, sería interesante estudiar si toda la inscripción es de la misma mano y de la misma época, ya que a simple vista se observan diferencias importantes entre el estilo de la dedicatoria, incluidas las cruces patadas que la encierran y el de la fecha y la decoración vegetal, lo que podría demostrar que estas últimas corresponden a una fase posterior a la dedicatoria, que sería de la época de la construcción inicial.


Otro tema de interés son el ara del altar y un disco de piedra procedentes de esta ermita que se encuentran en el Museo Arqueológico de Burgos. En el ara del altar, cuya decoración parece también aproximarse a la escultura mozárabe, existe otra inscripción borrosa que se interpreta como “CIPRIANUS FECIT”, y que podría corresponder al nombre de la persona que la recuperó para el culto en la fecha que indica la inscripción exterior.



Conclusiones

Santas Céntola y Elena: Interior de la ermita después de su restauraciónNuestra conclusión es que es muy difícil creer que esta ermita, con unas características tan definidas que la sitúan en pleno siglo VII visigodo, fuera construida en el año 782 como indica la inscripción. Sin embargo es mucho más creíble, como se piensa que sucedió en Santa María de Quintanilla de las Viñas, que se trate de una iglesia anterior a la invasión árabe a la que se añadió una nueva dedicatoria al recuperarla para el culto durante la reconquista de la zona.

En cualquier caso es evidente que nos encontramos ante un pequeño monumento altomedieval español, muy poco conocido y que, tanto por sus especiales características como por el magnífico paisaje en el que se encuentra, merece una visita de cualquier persona interesada en el Arte Prerrománico Español.

Otra información de interés

Forma de Acceso: A 58Kms de Burgos, en dirección a Santander, pasado Valdelateja, tomar una senda que lleva al poblado abandonado de Siero. Continuar ascendiendo hasta la meseta en la que está situada la ermita. Coordenadas GPS: 42°46’27″N 3°46’06″W
Teléfono de Información
Mesón de Valdelateja. 947.15.00.54>
Horario de Visitas:
Consultar

 

Bibliografía

Historia de España de Menéndez Pidal: Tomo III
L’Art Preroman Hispanique: ZODIAQUE
Ars Hispanie: Tomo II
Diario de Burgos 17-03-2006.

Portales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Compartir en:
Imprimir