Turismo Prerrománico > Países > España > SAN MIGUEL DE CELANOVA

SAN MIGUEL DE CELANOVA

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (5 votos, promedio: 5,00 de 5)

Notas previas

  • Fue declarada Monumento Nacional en 1923.
  • Situada en el huerto del Monasterio de Celanova, es el único monumento altomedieval español que no ha sufrido ninguna modificación desde que se construyó el siglo X.

Entorno histórico

Con 8,5m de longitud, 3,85m de ancho y un máximo de 6m de altura, se trata de la iglesia mozárabe de menor tamaño que conocemos. Según consta en un documento de principios del siglo XI, este pequeño oratorio fue edificado, en el huerto del monasterio de Celanova, hacia el año 940 por San Rosendo de Dumio en memoria de su hermano Froila, fundador del mismo. Parece ser que en su origen fue un hospitiolium y, por lo tanto, estaba destinado a servir de alojamiento a monjes ajenos al monasterio que estuvieran de paso en él.

Descripción

Construido en magnífica piedra de sillería en la tradición del mejor arte visigodo del siglo VII, consta de una pequeña nave cuadrada, sin compartimentos laterales, una pequeña antesala o atrio y un ábside diminuto, separados entre sí por arcos de herradura prolongados hasta 2/3 del radio y enmarcados por un alfiz moldurado. El hecho de que la nave central sea sensiblemente más ancha que el ábside y el atrio le confiere una cierta sensación de iglesia cruciforme, al estilo de Santa Comba de Bande, iglesia visigoda del siglo VII, distante sólo 16km de Celanova y, sobre todo, a San Fructuoso de Montelios, situada en Braga(Portugal) y también muy próxima, a la que además recuerda por la calidad de la sillería utilizada en su construcción.


SSan Miguel de Celanova. Vistas y Esquema General an Miguel dispone de una única puerta al exterior, adintelada y situada, como es muy habitual en las iglesias mozárabes, en el costado sur, aunque en este caso no está en el centro de la iglesia, sino en el atrio, y de seis ventanas, todas ellas muy estrechas, abocinadas, y terminadas en arcos de herradura, que están situadas una en el ábside, otra en el atrio y las otras cuatro en la parte superior de cada muro de la cámara principal. Ésta está cubierta por un tejado a cuatro aguas que termina en un gran alero formado por grandes losas de granito soportadas por amplios modillones de piedra,  decorados con una labra de ocho y en algunos casos hasta diez lóbulos, típicamente mozárabe, y apoyados en un reborde horizontal que recorre los cuatro muros, de forma que el tejado forma un gran saledizo que produce una mayor sensación de gracilidad. En el segundo modillón del costado norte se puede observar la talla de una figura humana, único caso de este tipo en el Arte Mozárabe. Otro detalle a destacar es la existencia de cuatro contrafuertes, semejantes a los existentes en las construcciones asturianas anteriores, dos en los costados de la nave central y otros dos en los del atrio, cuyo objetivo pudo ser aumentar la sensación de verticalidad, ya que no parecen necesarios por motivos estructurales.


Lo que confiera a esta pequeña capilla una importancia especial en el estudio de la arquitectura mozárabe, es el hecho de que en la cobertura de cada uno de los tres cuerpos, los tres abovedados, se han utilizado sistemas diferentes, lo que la convierte en un auténtico muestrario de los métodos de abovedamiento utilizados en esta época. La cámara principal se cubre con una bóveda de aristas en ladrillo, sostenida por arcos peraltados que parten de unas ménsulas de rollos, que se eleva lo suficiente como para que hayan podido abrirse en sus muros cuatro ventanas a gran altura, que proporcionan una excelente iluminación a todo el interior del oratorio. La bóveda del atrio es de cañón en forma de herradura apoyada sobre una moldura de arranque y el ábside está cubierto por una bóveda formada por la intersección de ocho casquetes esféricos ya que, aunque su forma exterior es un cuadrado, la interior forma una herradura muy cerrada, de 1,35m de radio que, por su pequeño tamaño, recuerda más a un mihrab árabe que a un ábside cristiano.


San Miguel de Celanova. Vista de todo el interior con los arcos de herradura de separación entre los tres espaciosLa estructura de San Miguel de Celanova recuerda en muchos puntos a la de Santiago de Peñalba, como si se hubiera partido de éste modelo para hacer un edificio de mucho menor tamaño, por lo que se han eliminado los compartimentos laterales y el ábside contrapuesto, pero de características semejantes. En efecto, aquí volvemos a encontrar una nave central de mayor altura, entre otra nave y un ábside, de mucho menor tamaño y altura, cuadrado al exterior y en forma de herradura en su interior. También nos encontramos, entre otras coincidencias, formas de cobertura muy depuradas, contrafuertes, y aleros soportados por modillones de rollos. Existen muchos motivos para pensar que han sido construidas por el mismo arquitecto, sobre todo por su dominio sobre los distintos tipos de bóveda ya, que a pesar de utilizar sistemas muy sofisticados para la época, ambos edificios han llegado hasta nosotros sin daños significativos. Sin embargo parece evidente que en Celanova la calidad de construcción es muy superior, como si en esa zona de Galicia se hubiera conservado durante más de doscientos años la tradición constructiva del arte visigodo del siglo VII.



Conclusiones

San Miguel de Celanova. Vista desde la cabecera y detalle de los tejadosEl resultado final es que en este pequeño edificio, de menos de 22m2, podemos comprobar de forma fehaciente la relación entre el arte visigodo y su sucesor, el arte mozárabe que, como ya hemos indicado, desde  nuestro punto de vista debería ser llamado “neovisigodo”. En efecto, todo en él  es un canto al eclecticismo que permite a los constructores utilizar según su  propio criterio en cada edificio los elementos artísticos o técnicos conocidos  en cada momento, sin tener que atenerse a normas prefijadas, lo que genera una  libertad de creación que consideramos como la característica más significativa  de estos dos periodos del arte altomedieval español. En San Miguel de Celanova  encontramos elementos tomados de San Fructuoso de Montelius, como su tipo de  construcción, la apariencia de estructura cruciforme y su aspecto exterior en  general, junto algún detalle del arte asturiano como los contrafuertes, y todo  ello unido a unas técnicas de cobertura y, quizá lo más importante, una  sensibilidad árabe en todos los detalles de su interior, desde la decoración de  las bóvedas y los arcos de herradura con alfiz, hasta el tratamiento de la luz,  en base a ventanas estrechas con derrame interior, situadas de forma que  iluminan a dos alturas el interior, dando una mayor sensación de profundidad a  un espacio de tan reducidas proporciones.

Otra información de interés

Forma de Acceso: Tomar desde Orense la OU-540, con dirección a Celanova. Distancia total 25kms. Coordenadas GPS: 42º 9′ 8.20″N 7º 57′ 24.73″W.
Teléfono de Información: Oficina de turismo en el Monasterio: 988.43.2.201, está cerrada, confirmar en el tfno.646.026.421.  
Dirección de Correo:
turismo@celanova.es
Horario de visitas
: Martes a sábados de 12h30 a 16h.

 

Bibliografía

Imagen del Arte Mozárabe; José Fernández Arenas
SUMMA ARTIS: Tomo VIII
L’Art Préroman Hispanique – L’Art Mozarabe: ZODIAQUE

Portales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Compartir en:
Imprimir