Turismo Prerrománico > BEATO EMILIANENSE

BEATO EMILIANENSE

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, promedio: 1,00 de 5)

Notas Previas

  •  Referencia: Biblioteca Nacional de Madrid, vitrina 14-1.
  • Otros nombres: Beato Antiguo, Beato Primero o Beato V. 14.1.
  • Dimensiones: 350 X 250mm.
  • 144 folios de pergamino en letra visigótica a dos columnas con unas 34-35 líneas por página.
  • Originalmente incluía más de 60 miniaturas de las que más de 30 han sido arrancadas, conservando actualmente sólo 27 y las tablas del Anticristo.
  • Facsímil disponible: Códice completo: Siloé, arte y bibliofilia.

Entorno histórico

Beato Emilianense: La bestia que surge de la tierraNo se conoce la fecha exacta de creación de este manuscrito, aunque por sus características está considerado de la primera mitad del siglo X por el gran ‘beatista’ Peter Klein, que lo estudió en profundidad en la primera y más completa monografía llevada a cabo sobre cualquier Beato. Su nombre proviene del hecho de que fuera conservado desde el siglo XII al XIX en el Monasterio de San Millán de la Cogolla (La Rioja), pero parece ser que fue miniado en otro scriptorium, posiblemente Sahagún ó Valeránica, siendo con los manuscritos de este último con los que diversos expertos le han encontrado las mayores afinidades. Estuvo durante siete siglos en San Millán hasta que se trasladó a Burgos en 1821. Luego pasó a poder del escritor, político, y gran bibliófilo Serafín Estébanez Calderón, tío de Antonio Cánovas del Castillo, quien a su muerte donó su biblioteca al Ministerio de Fomento. En 1873 fue entregado, de forma interina, a la Escuela Superior Diplomática de Madrid. Finalmente, en 1886, se depositó, para su custodia definitiva, en la Biblioteca Nacional de Madrid.

El códice llegó a la biblioteca deteriorado y mutilado. Se estima que faltan unos 18 folios al comienzo y unos 30 folios intermedios, 16 folios han sido recortados y de 4 sólo queda un pequeño resto. En el siglo XIX se encuadernó con piel vuelta y estezada, y se añadieron broches de cierre.

Fue digitalizado en 2004, utilizando la más avanzada tecnología, aunque el resultado, que hasta mediados del año 2007 era accesible gratuitamente en la página oficial de Patrimonio “http://patrimonio.red.es/biblioteca/quees_beato.htm”, sin ninguna explicación ha dejado de estar disponible.

Descripción

Beato Emilianense: El hijo del hombre en la nube, detalleEstá considerado como el Beato más antiguo que ha llegado hasta nosotros, aunque podría ser posterior al de San Miguel de Escalada, conservado en la Biblioteca Morgan de Nueva York, si se acepta la datación más antigua propuesta para este último, lo que no nos parece probable.

Está escrito en letra visigoda y es, junto con el Beato de Saint-Sever el único que  sigue el texto de la que se considera versión más antigua de los Comentarios de Beato, datada en el año 776. Es también uno de los manuscritos que, por el contenido de sus dibujos, representan la rama más antigua de la tradición pictórica de los Beatos, y por lo tanto la que se supone que mantiene mayor fidelidad con respecto al posible prototipo iluminado en tiempos del propio Beato. Debido a todo ello, se considera un códice fundamental para el conocimiento de las características de la primera versión ilustrada del Comentario, aunque en algunas miniaturas se observan ya algunas variaciones que anuncian la segunda versión pictórica.

Sin embargo, el estilo de sus imágenes y las características técnicas de las páginas miniadas que se han conservado, menos esquemáticas, como siguiendo un tipo mas realista que mantiene un espíritu mucho más clásico que el resto de la producción de esa época, y a la vez también más primitivo, nos hacen pensar que se trata de una versión anterior y alejada del estilo de todos los demás beatos. Según Camón Aznar, que lo considera como el más antiguo de los beatos conservados: “Su autoctonía es fuerte, pero se caracteriza por una elementalidad tan intensa que llega al exotismo“. El manuscrito conserva 27 ilustraciones de diversos tamaños ocupando, como era habitual en los beatos del primer estilo pictórico, generalmente parte de una columna, en algunos casos la columna completa y, raramente, toda la página. En ellos se utilizan colores intensos sobre fondo blanco: rojo carmesí, naranja brillante, amarillo fuerte semitransparente, gris turquesa y azul ultramarino entre otros. Todos los personajes son de rostro redondo y grandes ojos almendrados con la córnea muy destacada y las cejas formadas por dos grandes líneas. La boca está formada por un simple trazo horizontal paralelo al que conforma la parte inferior de la nariz. En la indumentaria son habituales los plegados abullonados y las fajas onduladas.

Beato Emilianense: ÁngelA diferencia de lo habitual en los manuscritos de San Millán de la Cogolla, las iniciales de estre beato son de estructura sencilla, de pequeño o mediano formato, formadas por motivos vegetales muy estilizados generalmente a base de palmetas.

La impresión general es muy diferente a las que producen la Biblia Sacra de León y al Beato de Escalada, considerados como los dos códices de fecha de datación más próxima a este manuscrito, que da la sensación de ser muy anterior, lo que por otro lado parece razonable ya que además es el único que presenta la versión más antigua, tanto del texto como de los dibujos de la obra de Beato de Liébana.

Si se le compara con los otros dos Beatos que provienen de San Millán de la Cogolla, el de la Biblioteca del Real Monasterio de El Escorial y el de la Academia de la Historia que, a diferencia de éste, se puede asegurar que ambos fueron creados en el scriptorium de dicho monasterio, se observa que. a pesar de que el Emilianense es evidentemente más antiguo, fueron confeccionados antes de que este códice llegara a San Millán, ya que a pesar de que también pertenecen a la rama más antigua de la tradición pictórica de los Beatos, tanto por sus diferencias estilísticas como por el hecho de que no correspondan a la misma versión del texto, no se observan en ellos influencias de este Beato.

 

Bibliografía

Historia de España de Menéndez Pidal: Tomos VI y VII*
SUMMA ARTIS: Tomos VIII y XXII
L’Art Préroman Hispanique: ZODIAQUE
Arte y Arquitectura española 500/1250: Joaquín Yarza

Portales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Compartir en:
Imprimir