Turismo Prerrománico > BEATO DE LORVAO

BEATO DE LORVAO

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)

Notas Previas

  • Referencia: Arquivo de Torre do Tombo de Lisboa, Cod. 160.
  • Dimensiones: 345 X 245mm.
  • 460 páginas de pergamino en letra carolina a dos columnas con 29 líneas por página.
  • Más de 80 miniaturas.
  • Facsímil disponible: Patrimonio Ediciones.

 

 

Entorno histórico

Manuscrito copiado por el monje Eneas el año 1189 en el monasterio cisterciense de San Mamede de Lorvao, muy próximo a Coimbra. Realizado por encargo del Rey Alfonso Henriques, su hijo Sancho I lo donó a las monjas cistercienses al nombrar abadesa a su hija Teresa. Ha llegado hasta nosotros en buen estado, conservando una magnífica encuadernación, aunque ha perdido algunos folios, entre ellos el del mapamundi.

Aunque el estilo de sus miniaturas es un caso excepcional y no asimilable a ninguno de los tipos definidos en la miniatura altomedieval española, su iconografía corresponde a la primera versión pictórica del Beato de Liébana.

Los cuatro jinetes del Apocalipsis, detalleJunto con los de Navarra, San Pedro de Cardeña, Manchester y San Andrés de Arroyo, entre otros, forma parte de los últimos beatos, desarrollados alrededor del año 1200, la mayoría de ellos en monasterios cistercienses de reciente creación. No deja de ser sorprendente que una orden cuya norma principal era la austeridad, tanto en su forma de vida como en su creación artística, y una vez superado el terror milenarista a la próxima llegada del fin del mundo, demostrara este interés en el desarrollo de unos códices de alto costo de desarrollo y cuya necesidad para el culto había dejado de tener un especial interés desde que, más de cien años antes, la reforma gregoriana había dejado sin efecto a la liturgia mozárabe, que había promovido las copias del Comentario al Apocalipsis desde que el IV Concilio de Toledo ordenara su lectura continuada entre Pascua y Pentecostés.

En este sentido, el Beato de Lorvao se puede considerar como otro de los elementos que nos llevan a pensar que no ha sido suficientemente analizada ni valorada la influencia que el arte y el espíritu emanado de los territorios cristianos repoblados en el siglo X, tanto en León como en Castilla, La Rioja y Navarra, ejerció durante más de doscientos años en la cultura y el arte occidental europeo, a pesar de los cambios sociales y religiosos que se habían producido.

Descripción

Visión del Cordero y los Cuatro VivientesEs, junto con el de Navarra, aproximadamente de las mismas fechas, el último Beato que pertenece a la tradición  pictórica de la rama 1. Según Peter Klein se trata de “El códice más completo de los manuscritos que pertenecen a la más antigua tradición pictórica de los Beatos (Familia 1). Muchas de sus ilustraciones constituyen el único testimonio que ha sobrevivido de esta original tradición.”

Mientras la mayoría de sus miniaturas reproducen la más antigua versión pictórica, también encontramos en él algunas que pertenecen a versiones más tardías, así como algunos elementos iconográficos que también aparecen en el Beato de Burgo de Osma y que no existen en otros beatos. Debido a ello se ha llegado a la conclusión de que puede ser que una copia directa de dicho códice o, al menos, que ambos proceden de un mismo manuscrito desaparecido.

Sin embargo, el estilo de sus miniaturas, aunque plenamente románico, se aparta por completo del resto de la miniatura altomedieval española. El artista nos presenta cuerpos en los que sólo existe el dibujo, hechos a pluma y sin colorear, como transparentes, sobre fondos muy ligeros de acuarela, en los que utiliza únicamente el amarillo, el naranja y el rojo, generando una sensación de espiritualidad muy de acuerdo con el mensaje que el Comentario quiere transmitir, dando un tratamiento mucho más sutil a los personajes, en los que han desaparecido la agresividad y la sensación de violencia que encontramos en algunas imágenes de otros beatos.

Creado en un momento en que en el arte románico se alargan las figuras, apartándose del realismo anterior, que empieza a ser sustituido por un canon más elegante, como un anuncio de la llegada del gótico, el Beato de Lorvao llega a una estilización y un esquematismo extremos, basados en la capacidad que demuestra Egeas para sintetizar las líneas esenciales en un ejercicio de abstracción que de alguna forma nos recuerda el espíritu de la primera miniatura mozárabe.

Como ya hemos comentado, sus características son muy diferentes a las del resto de la miniatura española de su época. Únicamente es posible encontrar analogías a este arte con algunas miniaturas inglesas de principios del siglo XII.

Conclusiones

En resumen, el Beato de Lorvao es un códice de gran originalidad, copia tardía de los Comentarios al Apocalipsis de Beato de Liébana, efectuada en una época y un entorno -un monasterio cisterciense- que podríamos considerar en principio como poco propicios para el desarrollo de una obra de este tipo, aunque este y otros manuscritos demuestran lo contrario, que a la vez que muestra un enorme respeto por los contenidos, tanto textuales como iconográficos de la primera versión del original, se desarrolla con una forma de expresión artística nueva, muy diferente al resto y sin antecedentes en la miniatura española.

 

Bibliografía

Historia de España de Menéndez Pidal: Tomos VI y VII*
SUMMA ARTIS: Tomos VIII y XXII
L’Art Préroman Hispanique: ZODIAQUE
Arte y Arquitectura española 500/1250: Joaquín Yarza
Beato de Liébana. La ilustración de los manuscritos de Beato y el Apocalipsis de Lorvao: Peter Klein
Comentarios del Beato de Liébana.(Beato de Lorvao): Desconocido (Lorvao.P) Patrimonio Editorial

Portales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Compartir en:
Imprimir