• es
  • en
  • fr
Turismo Prerrománico > Prueba importacion páginas > El Prerrománico Asturiano. Un Arte Real

El Prerrománico Asturiano. Un Arte Real

 

Dentro del acuerdo de colaboración con el Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial para organizar un pequeño ciclo de confencias sobre la Hispania Altomedieval que comenzó el 1 de Junio de 2013, el 26 de Octubre dedicamos una cuarta presentación al  Reino de Asturias y al Arte Prerrománico Asturiano que se desarrolló a lo largo de los dos primeros siglos de la Reconquista. 

 

En esta breve charla hemos analizado cómo después de la invasión musulmana algunos godos pudieron escapar y refugiarse en las montañas del norte formando, con la colaboración de los pueblos autóctonos que siempre habían demostrado su espíritu de independencia ante los sucesivos conquistadores de la península, dos núcleos de resistencia, uno en Asturias y otro en Cantabria, en ambos casos dirigidos por la nobleza visigoda, que se fusionaron casi inmediatamente mediante alianzas matrimoniales y crearon la monarquía asturiana, que fue extendiéndose hacia el sur, hasta que en el 910 se trasladó la corte a León.

 

Hemos recordado los largos reinados de tres grandes monarcas asturianos -Alfonso I el Católico (739-757), Alfonso II el Casto (792-842) y Alfonso III el Magno (866-910)– que siguiendo los mismos objetivos contribuyeron a la estabilidad política y la expansión del Reino hacia el sur, a la vez que impulsaban la cultura y promovían la construcción de grandes obras civiles en Oviedo y religosas en todo su territorio, desarrollando un arte de características muy diferenciadas, en el que desaparece el arco de herradura visigodo, volviendo a diseños y soluciones del Arte Romano que, según parece por los restos que están apareciendo últimamente en Asturias, tuvo más importancia en la zona de lo que se creía hasta hace pocos años.

Por último hemos dedicado una especial atención al Arte Prerrománico Asturiano, siempre promovido y dirigido por algunos de sus monarcas, según directrices muy normalizadas, excepto en los ocho años del periodo ramirense, revisando las características principales de cada periodo, comparándolas con las del ;Arte Visigodo y el Arte Mozárabe, y repasando sus monumentos más importantes.

 

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

 

Partager sur:
Impression